Toma tensión intraocular.

Nuestro ojo, visto de una forma simple, es una cavidad con forma de globo rellena de líquido. Existen dos tipos de líquidos transparentes dentro: uno más viscoso, llamado humor vítreo, que ocupa la parte posterior del globo ocular y se encarga de mantener la retina bien extendida, como si fuera una película fotográfica; y el llamado humor acuoso, más fluido, que ocupa la parte anterior del ojo y se encarga de aportar nutrientes a las partes transparentes de nuestro ojo (la córnea y el cristalino), por lo que siempre está en circulación por el interior del globo ocular. Si por alguna razón entra más humor acuoso del que sale, como ocurriría en un globo que inflásemos constantemente, la presión iría aumentando. Las paredes de nuestro ojo son duras y no se expandirían como las del globo, por lo que, al aumentar la presión, la que se verá afectada será la retina, aplastándose. Si este efecto se mantiene durante un tiempo se pueden producir daños irreparables que pueden conducir a la ceguera. A este proceso lo conocemos como la enfermedad del glaucoma.
 
El riesgo más importante del glaucoma es que es indoloro: cuando el paciente percibe los síntomas en forma de pérdidas de visión, el proceso ya está muy avanzado y el daño producido es irreversible. Un diagnóstico precoz es la mejor herramienta para evitar el problema. Una vez detectado, en la mayoría de los casos, el tratamiento es muy simple y se soluciona mediante la aplicación de colirios.
 
La tonometría por aire (toma de la PIO por aire) es una prueba muy simple, rápida e indolora. En décimas de segundo podemos tomar la medida. Se lanza un pequeño chorro de aire y, con un sensor conectado a una cámara, se detecta en qué medida se modifica la forma del ojo; así obtenemos el valor de la presión interna.
 
En Cerrajería Ópticos realizamos esta prueba dentro de nuestro examen visual con el tomómetro TOPCON CT-80, y es una magnifica manera de cuidar de la salud de sus ojos.

 


Llamada
Email