Consejos de mantenimiento.

Existen muchos tipos de soluciones para el mantenimiento de las lentes de contacto. Cada uno de ellos tiene su utilidad y está formulado para utilizarse con diferentes tipos de lentes de contacto. No todas las soluciones sirven para todas las lentes. Lo primero a tener en cuenta es el tipo de lentes de contacto que se utiliza, ya que hay soluciones que son incompatibles con algunas lentes de contacto y pueden deteriorarlas. También hemos de tener claro que hay soluciones que no pueden entrar en contacto con el ojo y tienen que ser enjuagadas o neutralizadas con otros productos antes de poder ponerse la lente de contacto.
 
En todo caso, es primordial que siga las instrucciones del optometrista que le ha adaptado las lentes de contacto y le hace las revisiones periódicas. Él le indicará cuál es el mejor sistema de mantenimiento para su caso, cómo tiene que aplicarlo y hasta le recomendará las marcas más adecuadas, ya que la composición de los diferentes fabricantes puede diferir. En las revisiones controlará la efectividad de la solución que le aportó y decidirá si necesita cambiarla. La combinación de la lente de contacto con su ojo puede tener requerimientos diferentes que para otra persona con la misma lente, por lo que no debemos pensar que lo que utilizan otros nos servirá siempre a nosotros.
 
Es muy importante que se deje asesorar por el especialista y siga correctamente todas sus indicaciones.